EL AUTOR

Ediciones del Palomo es la editorial creada por el autor Juan Iranzo. Una editorial que nace en un pueblo y que está especializada en obras relacionadas con el mundo rural.

Como a la mayoría de hijos de agricultores y ganaderos la vida me llevó a romper con la profesión que dio de comer a nuestra casa. Los padres buscan lo mejor para sus hijos y seguir en el campo o criando cerdos o vacas lecheras no era la mejor opción. De hecho ni siquiera era una opción.

Sin salir del mismo lugar en el que me he criado, Cella, vivo de “hacer libros y diseños”. Es lo que contesto cuando me preguntan a qué me dedico, porque para muchos es difícil comprender que se pueda trabajar desde un pueblo en una profesión que es más urbanita que rural.  

¿Por qué cuento todo esto? Porque quiero contaros cómo nació este libro y porqué.

Desde niño he vivido en primera persona los contratiempos del campo y de los animales. Sequías, pedriscos, heladas, malas cosechas, precios ruinosos, muertes y abortos en el ganado, averías, estúpidas decisiones políticas… todo lo malo se lleva con resignación y todo lo bueno con alegría. Así se entiende la vida

También comprendí que todo lleva su tiempo. Cada noche pare un día. Nuestra famosa patata tarda más de seis meses en recolectarse. Durante ese tiempo son muchas noches las que debe dormir al raso con todo lo que ello supone. Cultivos y ganado necesitan su tiempo, el cual no se puede manipular al capricho del negocio. Así, también es la vida

El desapego de la sociedad en la que vivimos hacia el mundo rural ha originado una desnaturalización del mundo. Lo queremos todo y lo queremos ya. Y lo que queremos, lo queremos fácil y sin esfuerzo, y siempre a nuestro gusto. Así entendemos que sea justo. Pero así no es la vida. Por lo menos la vida real que de vez en cuando nos recuerda cómo verdaderamente es. (Y escribo estas líneas desde el confinamiento que nos ha traído un maldito virus).

Hablando en clave de metáfora, desde que nacemos en nuestra vida particular nos encontramos sequías, pedriscos, momentos de ruina y desespero, al igual que otros de grandes cosechas, abundante agua y pasto. Pero el mundo está lleno de infantilismo, con gente que se ofende por todo, que cuestiona lo que no conoce, que vive como si nunca fuera a morir y que se llena de derechos y nunca de obligaciones. Que la hipocresía le hace comer lo que desprecia, que su escala de valores le hace rendir pleitesía a lo que le pudre. Y que prefiere vivir en una mentira agradable antes que en la verdad si no le gusta. Quizás todo esto para evitar entender su propia naturaleza. 

Sé que algunas de las páginas despertarán el odio de quien no las comparta. Les animo a que escriban, dibujen y editen su libro, pues. 

Hace varios años y a través de los casi diarios paseos por el monte con mi perro Pelayo, nació esta obra que ha ido creciendo poco a poco. El resultado final es un libro en el que he ordenado parte de la vida que conozco, con textos y muchos dibujos, en el que han participado personas que me han ayudado en la documentación, y que pretende ser ante todo un escaparate para mostraros cómo es la vida en el campo y en los pueblos. Y de paso, enseñaros lo mucho y bueno que tenemos en España. 

Juan Iranzo Soler